jueves, 2 de mayo de 2013

LO PEOR DE GÉMINIS

Fuente: Facebook: Astro Mundo

A Géminis la crisis suele llegarle cuando se le agotan los devaneos mentales y ya no le calma los vacíos su actividad favorita de coleccionador de datos. Así logra la estima ajena a costa de perder la propia extraviándose sentimentalmente en la mirada de los demás, en el síndrome terrible de los espejos.

Cuando a Géminis le llega el momento de comprometerse con sus propios sentimientos entra en crisis puesto que se ha quedado anclado en los datos, nombres e ideas de las emociones y precisa, entonces, atravesar el desierto de su propia inmadurez adolescente lo que a menudo lo lleva, previamente, a extremos de actividad seductora o de inactividad depresiva antes de aceptar su propia torpeza sentimental desde donde aprender la necesaria irracionalidad de lo pasional.

Descubrir la parte falsa de su seducción y recuperar el sentido global de sus acciones, en base a una ética superior, es el trabajo más difícil para Géminis que deberá aprender cómo a veces la vida es aburrida y apenas pasa nada que haya que codificar. Géminis necesita poner a descansar sus reflejos mentales de concursante que todo lo sabe para así disfrutar del silencio y ternura de su corazón. Antes o después se dará cuenta de cómo tapa ese silencio con su discurso mental, con su dialéctica pendular que le impide escuchar las demandas de su alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario