jueves, 2 de mayo de 2013

LO PEOR DE TAURO

Fuente: Facebook: Astro Mundo

A Tauro le duele el problema de la rigidez, de la incapacidad para expresar oportunamente la energía emocional. Esta energía masculina, según su ritmo e intensidad y el modo de empleo e integración emocional, da lugar a los sentimientos de ira, terquedad, ambición, deseo, posesión y compasión. Si lo pensamos un poco, no es posible integrar esta energía visceral sin desestructurar (en mayor o menor grado) la imagen estable y previsible que ofrecemos a los demás y que cumple sus expectativas en la relación a costa de lugares de autoafirmación valiosa.

De esta manera, los bloqueos caracterológicos de Tauro tienen que ver con su tendencia natural de fijar y contener procesos emocionales relacionados con la posesión y la auto-preservación. Cuando esta energía exige ser expresada sin paliativos hacia el mundo, Tauro se embota y sufre de resentimiento -ira y rabia contenidas- descargado con sus cíclicos ataques de violencia; sufre de posesividad y codicia -ambición frustrada-; sufre de celos (deseo inadecuadamente expresado) y sufre, en suma, de auto-agresividad lo que a menudo trata de contener con mecanismos de obsesivo control dirigidos tanto hacia el mundo como hacia su propia emocionalidad interna. A Tauro, sin duda, le cuesta muchísimo pedir ayuda desde su necesidad, desde su carencia. Pero esa es su tarea consigo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario